Viaje Dongba

Pobre —me dijo el chamán— voy a ser toda la vida, vaya donde vaya. Pero al menos, aquí, en el pueblo, soy alguien. La vida es dura en la ciudad para un pobre de provincias. Y es que ser alguien, por oposición a ser nadie, a ser un Don Nadie, es una gran cosa. Pero para ser alguien uno ha de ser reconocido por los otros, uno no es alguien en su individualidad, sino que lo es en tanto que pertenece a una comunidad. Thatcher, esa gran postmoderna, decía que la sociedad no existe, que era un mito de la izquierda, y que sólo existen los individuos. Somos muchos los que esperamos bailar pronto ‘Ding, Dong, the Witch is Dead‘ en su honor. La construcción de comunidades es un problema nuestro, íntimo, radical, que nos atañe en lo más hondo de nuestro ser contemporáneo. Nadie esperaba que, al disolver las comunidades, imaginadas o palpables, íbamos a licuar también nuestra identidad individual. A esto es a lo que se referían estos dos sabios, el chamán de las montañas del Yulong y Ortega y Gasset, con aquello de “Yo soy yo y mis circunstancias. Y si no las salvo a ellas, no me salvo Yo”. En su caso el chamán prefirió cambiar sus circunstancias ciudadanas por las rurales de su juventud, desechando la idea de “rescatar” la ciudad y sus habitantes. “¡Como si hubiera algo que rescatar allí!” parecía decir.

Dongba, Naxi, Letra Salvaje

Este chamán es un tipo con suerte. Tuvo más suerte que su padre, que sufrió la revolución cultural y nunca llegó a aprender los ritos. La transmisión saltó una generación, del abuelo (del que nos mostraron fotos varias veces, con su corona Dongba y su uniforme) al nieto. Y también porque su grupo étnico, los Naxi, es un grupo reconocido por el gobierno chino, lo que supone apoyo económico para el desarrollo de su cultura e identidad. Esto, a efectos prácticos para este hombre, supone que le compren el papel y los dibujos que produce, y un ordenador portátil para trabajar en algunos aspectos de la lengua Naxi y la cultura Dongba.

chamán, Dongba, Naxi, Letra Salvaje

Lo que nos llevó hasta allí (tres horas al sur de Beijing, una hora al este desde Kunming, ambas en avión, y cuatro horas en furgoneta desde Lijiang, capital de la etnia Naxi, subiendo a las montañas del Yulong, en la provincia de Yunnan, hasta un pueblecito llamado Wumu) fue esencialmente su papel. La idea era trabajar unos quince días con dos chamanes siguiendo todo el proceso de la producción de su papel tradicional. Este papel es una pieza central en su religión, ya que esta gira en torno a la creación de dibujos y libretos escritos en su escritura pictográfica, la última viva en el mundo. Es fundamental que el chamán cree su propio papel para poder realizar los ritos y reescribir las historias fundacionales de su religión. El papel resultante es grueso y basto, con un lado rugoso y otro plano y satinado, que va de un color rojizo a un pálido amarillento. La base del papel es la corteza de un arbusto local, la wikstroemia delavayi, ligeramente irritante y repelente de insectos, llamada en lengua Naxi ‘La Planta Lobo Venenosa con Olor Fragante’.

chamán, Dongba, Naxi, Letra Salvaje

El reconocimiento del gobierno también tiene como consecuencia la homogeneización de la cultura y su rentabilización. Lijiang, capital de la etnia Naxi, aunque también de otras varias etnias, es un destino turístico famoso en China por su exotismo y sensualidad. Papel ‘Dongba’ de baratillo, espectáculos chamánicos al más puro estilo de Buffalo Bill y bellas mujeres étnicas se venden a los visitantes como atractivo turístico.

¿Por cuánto se puede vender este papel en Europa?, nos preguntaban suspicaces la gente del pueblo. Intentamos hacerles comprender que lo valioso de ese papel es que estaba hecho por ellos, y que hecho por nosotros no valdría nada. Pero es difícil de explicar cuando eso es precisamente lo que hacen en las tiendas de recuerdos de Lijiang.

De las manos de Sigrid Holmwood y esta experiencia surgió la exposición ‘Cousins’ que se expuso a finales del 2012 en Annely Juda: una serie de cuadros y esculturas de papel, vídeos, vestimentas y plantas de índigo chino de las semillas traídas de Wumu.

Cousins, Sigrid Holmwood, Annely Juda, Letra Salvaje

Cousins, Sigrid Holmwood, Annely Juda, Letra Salvaje

El trabajo se mueve (y empezaba ya a moverse allá en las montañas) por los terrenos de la estética relacional, ese movimiento que colocaba la grávita estética en las relaciones personales que se creaban en el proceso de producción artístico. Por supuesto, que uno de los puntos de fuga del proyecto sean cuadros y esculturas va en contra de los orígenes de la estética relacional, esencialmente conceptual y antivisual. Pero mientras el arte conceptual y, aunque en menor medida, el arte abstracto, se engolfa en su elitismo y esoterismo, la pintura figurativa se revela en este contexto como democrática y popular. Los dibujos y esbozos fueron y establecieron los puentes que nos relacionaron con la gente del pueblo. Lo más fascinante de pinturas rupestres como las de Atapuerca no es que fueron pintadas hace 32000 años por hombres de los que nada sabemos en realidad, sino que tú, yo y el que lo pintó, todos vemos en esas seis o siete líneas un caballo. Un caballo no muy diferente de la imagen del mismo animal en la escritura Naxi usada por los chamanes Dongba. Y esta capacidad de abstracción toca algo fundamental en el ser humano.

Sigrid Holmwood, Dongba, Naxi, Letra Salvaje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: